Blog

Receta de Lentejas a la Burgalesa

Publicado el 14-09-2018 a las 06:14:44


Hoy vamos a ir preparándonos para la llegada del otoño. Aunque aún nos quedan unos ultimo coletazos del verano, los que vivimos en las Merindades sabemos que más pronto que tarde empezará a llegar el frío. Así que vamos a ir tomando nota de buenas recetas que nos den calor y energía. Que mejor que empezar con un buen cocido, unas lentejas a la burgalesa.

Pasemos a enumerar los ingredientes que vamos a necesitar, de tal manera que lo tengamos todo listo para comenzar la elaboración:

  • Medio kilo de lentejas (Pardina o Castellana) serán suficiente para 4 personas.
  • 1 cebolla hermosa
  • 2 tomates
  • Tocino fresco o ahumado
  • Morcilla de Burgos Rios
  • 1 buen chorizo castellano
  • Aceite
  • Un poco de harina (2 cucharadas aprox.)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 diente de ajo
  • sal y pimienta

Las lentejas son más sencillas de preparar que otro tipo de legumbres, puesto que no es necesario remojarlas previamente. Preparamos una olla grande echando el medio kilo de lentejas y las cubrimos de agua, en torno a dos litros, más o menos hasta que veamos que el nivel del agua supera a las lentejas por un dedo, más o menos. Añade el diente de ajo, la hora de laurel, el tocino y el chorizo. También puedes incluír aquí la morcilla, pero  a nosotros nos gusta más freírla aparte y añadirla después al plato una vez están cocinadas las lentejas y las vamos a servir.

Llevamos toda la mezcla a ebullición y la dejamos cocer a fuego lento durante unos 25 minutos más o menos. 

Mientras esperamos a que se hagan  las lentejas, picamos la cebolla, pelamos los tomates y los picamos también. En una sartén, con el aceite de oliva, hacemos un sofrito con la cebolla, esperamos a que esté dorada y añadimos entonces el tomate. La dejamos freír a fuego lento durante unos minutos a fuego sabe. Cuando veamos que el tomate ha perdido su agua, añadimos la harina a la mezcla y la removemos durante unos segundos para mezclar.

En este punto, las lentejas ya deberían de estar hechas, es momento de añadir el sofrito que acabamos de hacer al guiso de lentejas.

Salpimentamos la mezcla al gusto y dejamos cocer la mezcla hasta que veamos las lentejas muy tiernas. Deberemos de estar atentos aquí, ya que es posible que sea necesario añadir más agua para conseguir el punto óptimo de cocción y evitar que se quemen o peguen al fondo de la olla.

A la hora de emplatar, utilizaremos platos soperos y acompañaremos con unos dados de pan frito y un trozo de morcilla.

En dias de frió será todo un empujón de energía que nos ayudará a pasar el día.

Volver al índice