Blog

Un buen cocido madrileño, nos hará entrar en calor

Publicado el 19-02-2018 a las 09:29:17


Como parece que el invierno no quiere dejarnos tranquilos, ni traernos temperaturas más suave, vamos con una receta con altísimo poder calórico, advertimos aquí que deberá servirnos cómo plato único, ya que es un auténtico compendio gastronómico que nos proporcionará mucho alimento.

Ya habréis adivinado por el título que nos referimos al Cocido Madrileño, que se da la mano con nuestra famosa "Olla Podrida" y la cual rescataremos en otra ocasión, si es que se da el caso que no la conoces ya.

Vamos al "lío" para no perder el tiempo y es que el invierno resiste marcharse y necesitamos entrar en calor. Estos son sus ingredientes:

  • Un puñado de garbanzos por cada comensal
  • Fideo de grosor mediano (medio puñado por comensal)
  • 2 puerros
  • 1 nabo
  • 3 zanahorias grandecitas
  • 1 patata mediana por persona
  • 1 calabacín
  • 1 repollo
  • 3 dientes de ajo
  • medio kilo de morcilla de Burgos RIOS
  • Costilla de cerdo
  • Tocino
  • Pollo (muslo y pechuga)
  • Hueso al gusto (caña, jamón, rodilla) para dar gusto
  • chorizo
  • Aceite, sal y pimienta (al gusto)

Tendremos que comenzar esta receta el día anterior, ya que es indispensable poner los garbanzos a remojo para que estos se ablanden convenientemente. Así que la noche antes, en un plato ponemos los garbanzos que vayamos a usar (recordad, un puñado por comensal) los cubrimos de agua (templada) y le echamos sal gorda. Debemos dejarlo a temperatura ambiente, jamás guardarlos en nevera, puesto que no cumpliría su función. Al día siguiente, cuando vayamos a preparar el cocido, los colamos quitándole el agua y los reservamos.


Vamos a preparar nuestra gran aliada, la olla express, que nos acompañará en todo este viaje. Dentro de la olla añadimos:

  • Calabacin lavado pero sin pelar
  • Puerros, lavados y troceados
  • Toda la carne, tanto cerdo como pollo
  • los huesos que tengamos para proporcionar sabor
  • El nabo bien pelado
  • Los garbanzos los preparamos con mallas de cocción, las cerramos bien

Utilizar mallas de cocción para los garbanzos no es indispensable, pero si más limpio, ya que evitamos que se nos cuelen trozos de hueso entre los garbanzos y poder hacer así una presentación más limpia. Cuando tengamos todo preparado en la olla express, cubrimos con agua, tapamos la olla y la ponemos a temperatura máxima hasta que empiece a hervir. Una vez llegado a este punto bajamos el fuego por debajo de temperatura media y lo dejamos así durante una hora. 

Preparamos las patatas y las zanahorias, pelándolas y lavándolas. Cuando el guiso lleve una hora cociéndose, retiramos del fuego y esperamos a que podamos abrir la olla. Cuando lo hagamos, echamos la zanahoria y volvemos a poner a cocer.

Mientras, vamos preparando el repollo o berza. Deshojamos, lavamos y lo ponemos a cocer en una cacerola con agua y sal. Deberá estar en una olla a fuego medio/alto durante una hora. Una vez hecho esto, doramos el ajo en un una sartén con un poco de aceite e incorporamos el repollo colado para rehogarlo durante quince minutos. Reservamos el repollo.

Si ya lleva una hora la olla express, retiramos y cuando nos permita abrirla, lo hacemos e incorporamos las patatas. La dejamos ahí (abierta) con un fuego medio-bajo, para que se hagan las patatas. 


Podemos ir sacándolo todo e ir preparando para presentar. Por un lado los garbanzos, por otro la berza, por otro las patatas con las zanahorias y toda la carne junta y cortadas en trozos generosos (retirando los huesos que introducimos para dar sabor). El caldo que se ha formado, lo ponemos en una sopera aparte para que de esta manera cada uno se pueda servir a gusto y prepararse su propio plato de cocido madrileño.




Volver al índice